Solsona

Solsona es la capital de la comarca de El Solsonès (con 9.400 habitantes el 2020). Los primeros pobladores de Solsona tienen su origen en el neolítico, pero el origen de la ciudad actual hay que situarlo en el siglo X, creciendo al entorno del castillo y del monasterio. El año 1593 fue creado el Obispado de Solsona y un año mas tarde, el rey Felipe II le concedió el título de ciudad.

Solsona mantiene la estructura de cuando estaba amurallada y conserva tres portales de entrada: el del Pont, el del Castell y el de Llobera, así como también conserva algunas partes de la muralla y la Poza de Hielo, lugar donde se almacenaba el hielo para su conservación durante los meses más fríos y su comercialización desde abril hasta noviembre.

La oferta cultural está ampliamente representada por los museos Diocesano y Comarcal y el Centro de Interpretación del Solsonés, dónde también se puede ver una reproducción de un antiguo taller cuchillería; así como también por un conjunto de edificios de gran valor arquitectónico como la catedral, de estilo gótico y que conserva los tres ábsides y el campanario del templo románico consagrado en 1163. En su interior se encuentra un retablo barroco dedicado a la virgen de la Mercè y la imagen de la Virgen del Claustro, talla de piedra del siglo XII, catalogada como una de las esculturas más importantes del románico catalán. El Palacio Episcopal es un edificio neoclásico, donde se encuentra el Museo Diocesano y Comarcal con importantes piezas del románico, del gótico y del renacimiento, y también una sala dedicada a esculturas de sal de Cardona.

La visita por Solsona debe tomarse con calma disfrutando del paseo por sus calles y plazas como la de Sant Juan, contemplando edificios como el Ayuntamiento, del siglo XV; o el Palacio Llobera, ejemplar típico de casa catalana del siglo XVI.

Todas las calles del casco antiguo ofrecen un atractivo especial: muchas llevan el nombre de un santo pero otras han conservado el nombre de la función que desempeñaban, así la calle de las Tercerías era el sitio en dónde antiguamente se vendía la carne, el de las “Llices” el sitio de celebración de los juegos y torneos medievales y el de la Regata el desagüe del agua que emanaba de la fuente de Sant Juan, que regaba los huertos del recinto exterior de las murallas.

Más información: Ajuntament de Solsona

Comparteix:

Oficina de Turisme del Solsonès
Ctra. de Bassella, 1
25280 Solsona
Tel. 973 48 23 10